Las Hermanas Agustinas

Buscamos a Dios, a cada instante y en cada cosa, en toda persona con la que entramos en relación. Le buscamos porque estamos llamadas a descubrir su presencia en este mundo y porque anhelamos el encuentro con Él. Le buscamos unidas, "con un solo corazón y una sola alma", y así toda nuestra vida no es otra cosa sino una Peregrinación de Unidad hasta que descansemos en Él.


Hemos respondido a esta llama que arde en nuestro corazón no sólo por el deseo de vivir en su compañía y de dedicar a Él toda nuestra existencia sino también para que otros conozcan su Amor, se sepan por Él amados y vivan en Él.

 

Caminamos entre el agua y el fuego, entre la contemplación y la acción concreta de comunicar lo que en ella vivimos. Contemplata aliis tradere, estas son palabras significativas que la tradición mendicante acuñó para sí. "Transmitir a los otros lo contemplado". En ellas quedan dibujadas las direcciones y sentido de nuestra vida.

 

Nos encontramos en Lima en el Monasterio de la Encarnación.

Galería Hermanas Agustinas